Entre el 2010-2011 Cerca de mil confinados trabajaron en fincas de café